¡La estabilidad financiera es posible!

🇨🇱 Chile 15 de mar. de 2021

Todos deseamos alcanzar la estabilidad financiera para poder vivir sin el constante estrés de los gastos y el endeudamiento, pero muchas veces se ve muy lejana esa posibilidad y nos preguntamos si es realmente posible alcanzarla o se trata simplemente de un cliché que muchas veces mencionan los expertos en finanzas. La respuesta es ¡Sí, es posible! Siempre y cuando conozcas y sepas manejar  tus finanzas personales, esto te ayudará a administrar de manera óptima tus ingresos y potenciar el ahorro del dinero.

Es por esto, que los expertos de Lana te entregan 3 consejos para alcanzar el sueño de la estabilidad financiera.

Conoce tus ingresos mejor que nadie


Es muy importante que conozcas en detalle cuál es tu situación financiera, es decir, cuales son tus ingresos y gastos. Y sobre todo, cuáles de estos últimos son innecesarios y potencialmente podrías eliminarlos de forma gradual. Si tienes claro con exactitud tu ingreso mensual, podrás saber perfectamente cuál es tu capacidad de gasto y endeudamiento.

Realiza un presupuesto mensual

Es esencial tener nuestra mente ordenada y una excelente manera de hacerlo es plasmar en algún lugar en qué gastos vamos a incurrir cada mes, separando los gastos necesarios y/u obligatorios de los gastos variables de cada mes, que muchas veces pueden tratarse de ítems innecesarios. Las notas de tu teléfono, una agenda de papel o una pizarra pueden ser una excelente herramienta para mantener tus gastos organizados.

Así, podemos ver con anticipación si se aproxima un mes donde no tendremos más opción que endeudarnos o si se nos generará algún excedente de dinero para llevar a nuestros ahorros y así, tener un fondo, sobre todo ante alguna emergencia o imprevisto.


No evites pensar en las deudas

Una de las peores decisiones es evadir la realidad. Y las deudas son parte de nuestra realidad. Es importante que si cargas con deudas, las tengas constantemente en mente para evitar que estas se propaguen y se vuelvan eternas. Una planificación que tenga una fecha de término de la última cuota, por ejemplo, es una excelente manera de mantener una motivación y cuenta regresiva para liberarte de ese gasto y destinar el dinero a algún objetivo que tengas en mente.

Etiquetas